Oct 09 2012

Desarrollo web, sistemas y “emprendedores low cost” ¿estás seguro?

En medio de un mundo de recortes o “precios ajustados a la situación actual” (que suena mejor), hay mucho “emprendedor” de tres al cuarto (al final puntualizo, no se puede generalizar) que pretende poner en marcha un proyecto web abocado desde el principio al fracaso, bien aprovechándose del esfuerzo ajeno, o sin querer pagar a gente preparada en cuestiones fundamentales para la buena marcha de su negocio.

Y así nos va, figuras como consultores (espirituales) que hacen de intermediarios sin la preparación deseada, le dicen al autónomo listillo de turno (perdón, emprendedor) lo que quieren oír. Quizás, ahí radique la primera diferencia, escuchar es un concepto más amplio y para eso tienes que estar preparado a que te digan lo que no te gusta “oír”…

Resulta inquietante ver como proyectos con grandes aspiraciones, toman forma en sobremesas plagadas de conceptos totalmente alejados de la realidad. Creo que la biografía de Steve Jobs (aún no la he leído) ha dejado un legado de visionarios, pero de los que ven visiones muy alejadas de la cruda realidad.

Yo soy de los de Stallman, me van las historias de perdedores y cuando subo a la montaña, no me mato por ser el primero en llegar a la cima. Y aunque no sea un ejemplo a seguir para mi, la mala noticia para esos “empresarios” es que Jobs, sólo ha habido uno.

– “Tengo una idea rompedora, estoy buscando la forma de monetizarla por Internet y se puede poner en marcha casi sin inversión” – (iluminado 1 / Emprendedor – Autónomo de los de toda la vida).

– “¿En serio? ¿de qué se trata? Tengo un contacto de los buenos, montamos la web cagando hostias, controla de todo y anda muy pillado, verás como le interesa – (iluminado 2 / Consultor – espiritual).

La historia continúa buscando un dominio (antes del postre), en el café ya han registrado el Twitter y empiezan a pensar en la cantidad de “amigos” que tienen en Facebook para apoyar su creación. Con la primera copa, uno coge una servilleta y en medio de un estado de clarividencia, empieza a dibujar (todos llevamos un diseñador dentro), mientras el otro no para de decir “lo veo tío, lo veo…”, en la última copa se vienen arriba y en sus tweets ya puedes leer el típico “iniciando nuevo proyecto”…

(Se conocen casos en los que junto al dominio, ya contratan un servidor, barato, eso sí, que estamos empezando y total, en el anuncio decía que por 1 €/mes, está todo incluido. Venga, hagamos un esfuerzo y pillamos el de 5).

Después de la “resaca 2.0” y montar un negocio en 3 horas, al día siguiente, uno de ellos (consultor, con mucho espíritu) coge el teléfono y hace la mítica llamada:

– Hola, tengo un proyecto entre manos, estamos empezando tío, pero si la cosa va bien hay pasta para todos. Tenemos todo hecho, el dominio, la web planteada, Twitter, etc, ya te contaré, pero te adelanto que no te llevará nada, meteremos un WordPress y he visto una plantilla que se sale –

El desarrollador que no es tonto, al otro lado de la línea pone cara de “esto me suena” y se toma otro café…

(Mientras tanto, el autónomo ha cambiado a toda hostia sus perfiles y tiene una sensación de angustia hasta que encuentra esa jodida foto de la boda del año pasado en la que aparece con corbata y por fin, consigue ponerla de avatar, hay que dar imagen).

No está de más apuntar que en estos casos, hay un tanto por ciento elevado en los que uno de los iluminados, además es experto en SEO, SEM y administrador de sistemas Cpanel, Plesk y phpMyAdmin…

El desarrollador no lo ve claro y prefiere pasar del tema elegantemente. En otro momento de clarividencia, el consultor (espiritual) le dice al pupilo de Jobs:

– “Da lo mismo, lo monto yo y eso que nos ahorramos” – , el otro dice – “cojonudo, yo voy a ir a un evento de emprendedores a hacer networking”, pero primero pasaré por Zara a coger algo de ropa “casual pero formal”, eso sí -.

El consultor “consulta” a su cuñado que estudió derecho, sobre el tema legal de la web y controla un huevo, empieza a crear cuentas de correo en el Plesk y como se viene arriba, compra un theme para el WordPress “de los caros” y después de horas de esfuerzo, pone en marcha el plugin del carrito de la compra y consigue entender eso de los menús personalizados… (el emprendedor está negociando duramente con su operadora para conseguir un S3 y un iPhone 5 “por empresa” de forma urgente, después irá al banco para lo de la pasarela de pago y la VISA…).

En una semana ya está todo montado y la “empresa” es una realidad. – “Ha sido duro, pero lo hemos conseguido” – se dicen mientras toman un café (leyendo el Diario Expansión).

En menos de seis meses el sueño finalizó… ¿Cómo acabó? Dejo los 5 presuntos finales a vuestra elección:

1 – Entre tanto networking, salieron dos actualizaciones de seguridad para WordPress, tenían la versión visible y no querían actualizar “por si petaba el diseño”. Explotaron un bug y les dejaron K.O. Llamaron al desarrollador y cuando les abrió los ojos, se dieron cuenta que no era algo viable a medio plazo si lo querían hacer bien…

2 – Al consultor “SysAdmin” se le pasó darle al botón de “actualizar” en el Plesk de turno, pero previamente, también se comieron un “micro-update”, de esos sobre los que Parallels ni siquiera informa y “los del hosting”, les dijeron “algo de unos ficheros .js” que les colaron y un phising de un banco de Brasil, no tenían un backup.

3 – Cuando contrataron el dominio, no se fijaron en que era una marca registrada para Europa y España “había otra web con el “.es”, pero joder, era de maquinaria industrial”, se lamentó el “emprendedor” que no tenía ni dinero ni ganas para la batalla legal…

4 – Seis meses después, no se pasaban por la web ni los de la familia, gastaban más en enlaces patrocinados por Google “hay que estar arriba” que lo que percibían en concepto de ventas realizadas. Cuando se acabó el dinero, se acabaron las visitas.

5 – Uno de ellos se bajó del carro, (el “consultor”) le llamaron de una entrevista para trabajar a media jornada por 400 € al mes y con la intención de ir dándole duro a la web por las tardes, pero entre tanto lío técnico y las facturas, al final consiguió una jornada completa y dejó sólo a su amigo el visionario. No lo encajó mal, le miró a los ojos y le dijo -“bueno, también Jobs lo perdió todo y pasado un tiempo volvió para triunfar ¿no? –

# Disclaimer. Que no se puede generalizar es tan obvio como real es esta historia. Conozco a grandes trabajadores que acabaron siendo destacados emprendedores, algunos “low cost” en cuanto a la inversión en lo económico, pero no en conocimientos y horas computadas. En otro post, os contaré otra historia, la de personas que lo quieren hacer bien desde un primer momento y no dan con la gente adecuada. ¿Sobre el final? irrelevante, lástima de principio…

Tags: , , , , , , , ,

.:: Inicio en DaboBlog::.

Con Creative Commons, difunde la noticia citando la fuente de origen

18 Responses to “Desarrollo web, sistemas y “emprendedores low cost” ¿estás seguro?”

  1. Antonio J Perez says:

    Bueno, luego están otro tipo de “emprendedores”. Los que tienen pasta que sus papas le ponen y se deciden a montar el negociete de turno, además, se creen un tipo de Jobs (esto si que es común en todos) y se creen que si hacen locuras a la Jobs tendrán a todo el mundo comiendo de su mano.

    Pero claro, perricas tienen para montar el negocio, pero no consideran que tienen que pagar bien a sus empleados ¿para qué? si golpea una piedra y consigue 20 nuevos dispuestos a trabajar jornadas de 18h o 20h pagando 50€ extras en la siguiente nómina (escasa de por si) por todas esas horas de más. Eso si, el truño que consiguen hacer esos pobres cuasi-esclavos es infumable.

    Pero claro, el emprendedor es guay, recibe muchos premios (¿cuantos subvencionados por el mismo?), pero o no se da cuenta o no quiere darse cuenta (tiene su propia distorsión de la realidad) de que los clientes hablan mal (y dejan de ser clientes), los empleados hablan mal y la propia competencia también lo hace (lo cual les beneficia), ¿al final? pues hay que tirar adelante, cambiar de nombre y seguir con la misma estrategia ¿para que cambiar el modelo si hasta ahora le ha funcionado bien?

    Ahhh si, si el negociete no da el beneficio esperado, pedimos un esfuerzo a los curritos y que se bajen el sueldo..

  2. destroyer says:

    Pla, plas, plas. ¡Como la vida misma!…

  3. oreixa says:

    No tenéis ni puta idea. La próxima revolución será la de los emprendedores, os aferráis al viejo mundo temerosos de los cambios. Pero es imparable. Dentro de 100 años todos emprendedores…

  4. dabo says:

    @antoniojperez: Sí, esa es otra parte de la película, el problema es que se está como aceptando que como la cosa va tan mal, hay que aceptar las condiciones que sea y como sea, luego entre tanta “nube” alguno sufre “mal de altura” y la caída es más dura cuando se dan cuenta de que hacer las cosas bien va más allá que conseguir (aparentes resultados) a corto plazo metiéndose en terrenos farragosos que no controlan.

    Como digo al final del post, no se puede generalizar y dedicaré otra entrada a esa gente que lo quiere hacer bien (los hay) y algún vendemotos (me vale el intermediario / consultor sin escrúpulos – conocimiento) del Social Media que consigue “proezas” del tipo “pagar dos veces por lo mismo” o “tener que empezar el negocio de nuevo” con el coste, esfuerzo y desgaste que supone.

    Destroyer (@cajondesastres): Sí, uno ve estas cosas en el día a día y hay veces en las que te llega tanto ruido y daños colaterales que tienes que decirlo.

    @oreixa: Tú sí que eres un visionario, “lo veo tío, lo veo” -;P

    Por cierto, recomiendo leer esta entrada de @joanballester, me acaba de comentar en Twitter que está muy relacionado esta entrada con la suya y no le falta razón: http://ow.ly/ek9kH

    Gracias por pasaros !!

  5. israelmgo says:

    LLevo unos meses con mi “idea” dándole vueltas (y las que quedan) pero si hubiera querido en 48h lo tenia montado, creo que me falta el de “lo veo tío” claro que así habría salido.
    Espero mejor la siguiente entrada sobre los que lo hacen bien y sigo tomando nota y dándole vueltas.

  6. dabo says:

    @israelmgo: Está bien que te tomes ese tiempo en darle unas cuantas vueltas, eso sí, en mi caso, con APACHEctl fue demasiado y tampoco es plan. Tampoco hagas tuyo mi ejemplo ya que la cago como todos con frecuencia, pero para el buen andar de un proyecto y que se haga una realidad, se necesita “un mínimo”, en este caso vamos hacia un extremo, en el otro estaría el que comento, gente que lo quiere hacer bien y ni pagando les salen las cosas como quisieran…

    De cualquier forma no es bueno para nadie que las cosas no salgan adelante (aunque quien esté detrás no sea de tu agrado o sus formas no vayan contigo, como ejemplo este post). Pero estoy convencido de que en tu caso cada vez eres más consciente de lo que te puede faltar.

    Un abrazo y gracias por pasar ;)

  7. david says:

    Pues si que les tenéis manía a los emprendedores x___D Yo estoy con Óscar en nada todos emprendiendo, pero emprendiendo camino al extranjero…

    De cualquier manera aunque no me gusta nada la palabra, cuando alguien me dice que es emprendedor prefiero quedarme con la acepción de la RAE: “Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”

    Un saludo :-)

  8. nati says:

    Corren malos tiempos, nadie llama a las cosas por su nombre, ahora no se puede decir “ciego”, hay que decir discapacitado visual, no eres un “autónomo”, eres un emprendedor…y así con todo.

    El emprendedor, quitando unos pocos elegidos, termina siendo un currante “autónomo” que tiene que currar más horas de las que tiene el día para poder pagar las facturas y que está completamente desprotegido de las inclemencias del mercado y sin prácticamente derechos. Mientras eres un emprendedor dejas de ser un parado de la lista, creo que es por eso por lo que se fomenta tanto esa figura.

    Pero que nadie se desanime, mejor “emprender” que pasarse el día llorando en un rincón de la cola del paro o aguantando a según qué jefes. Eso si, emprendamos con criterio y sin repetir una y otra vez el cuento de la lechera. A ver ese nuevo post.

    Besos ;)

  9. dabo says:

    David: Manía no ! Digamos que en mi opinión hay “emprendedores” (que aprenden) y “emprendedores” con mucho espíritu, ganas y valía, otros, como todo en la vida y del mismo modo que pasa con las personas, da igual en lo que se metan porque siempre aplicarán los mismos registros ;)

    Nati: Bienvenida al blog ! Lo primero que te diré es que es mejor arriesgarte y darte la oportunidad (u “otra” oportunidad) que quedarte toda la vida pensando el “Qué hubiese pasado si…”, yo mismo pasé por esa fase y tuve que arriesgarme, a día de hoy sigo aprendiendo (más que emprendiendo) y trabajando como mucha gente desde hace años, sólo que ahora para lo bueno y para lo malo, el que se acierta y equivoca eres tu (aparte de mis compañeros en APACHEctl).

    Escribiré “el otro post”, hay gente que merece la pena y mucho ahí fuera ;)

    Saludos !

  10. Picholeiro says:

    También hay que tener buenos fundamentos y no hacer todo de una vez, como todo en la vida se van haciendo las cosas poco a poco

  11. dabo says:

    @picholeiro: Sí, ese es un buen consejo pero no sólo para esto, sino para todo en la vida en general. De los errores se aprende, pero hay gente que a veces se los busca y otros sin quererlo, se los encuentran…

  12. CarlosAgd says:

    Un amigo me envió el link de este post diciéndome “para que te rías un rato”. Creo que suponía que lo real de esta historia y lo que planteas me haría gracia. Pero lo cierto es que a medida que avanzaba en mi lectura, menos me reía.

    Es cierto que en este país mucha gente tiene un concepto equivocado de la emprendiduría. Pero a pesar de ello, nadie puede culpar de nada a quien simplemente tiene una idea y trata de desarrollarla con las herramientas que tiene a mano (bastante es ya conocer el conjunto de herramientas que nombras) y en la medida de sus posibilidades. Tanto económicas como estructurales.

    Me pica la curiosidad y entro en la sección “El autor”. Descubro que te confiesas autodidacta. Dices que no has pisado nunca un aula donde estudiar informática y que todo lo que sabes es a base de una trayectoria continua de “prueba-error” para llegar a lo que hoy eres. Me parece muy bien. Yo estudié Formación Profesional, nunca pisé la Universidad, también soy muy autodidacta y no me ha ido mal.

    Pero no entiendo cómo, teniendo este pasado a tus espaldas, ahora criticas en tu blog a aquellos que aún se encuentran en la fase “prueba-error” por la que tú mismo pasaste en su momento.

    Saludos

  13. dabo says:

    CarlosAgd: Antes de nada, darte la bienvenida y las gracias por tu comentario. Sé que es un post que no deja un buen sabor de boca, a mi tampoco, te lo aseguro, pero viene a colación de lo que me molesta que a gente que conozco y que empieza con muchas ganas y fuerza, todas esas grandes ideas e ilusiones se las tiren por tierra a la mínima de cambio.

    Yo respeto y mucho a quienes lo intentan en el campo que sea y palos nos los llevamos todos a diario, pero siempre que la intención sea buena. Si lees el final, verás que no meto a todo el mundo en el mismo saco, pero últimamente parece que todo vale y antes de embarcar a alguien en algo tan serio, hay que ser consciente de las limitaciones que uno tenga.

    Por otro lado, te aseguro que no me gusta ser ejemplo de nada ya que estoy lleno de contradicciones y no dudes que me equivocaré un montón de veces más, pero te aseguro que muchas veces, cuando me plantean un trabajo sé decir que no, por el bien de las dos partes.

    Son cerca de 11 años compartiendo información en Internet junto a gente muy comprometida en ayudar de forma altruista a los demás (puedes ver las webs en las que estoy o colaboro), también he aprendido mucho de otros, entiende que es inevitable el pensamiento del “no todo vale” y levantar la voz al igual que otros lo hacen a diario con sus “negocios”.

    Saludos ;)

  14. Carlos Longarela says:

    Excelente artículo Dabo, espero con ansiedad el siguiente post. Yo llevo más de seis años como “aprendedor” con el proyecto de la revista y la verdad es que podría contar algunas cosas, me quedan muchos años más como “aprendedor”, muchos para poder pasar a emprendedor…

    Ya no es lo mismo con 40 que cuando tenía 20, ahora me falta algo de espontaneidad y tengo más paciencia y análisis a medio y largo plazo… pero ese ya es otro tema.

    Un saludo Dabo.

  15. dabo says:

    @carloslongarela: Qué bueno verte por aquí Carlos, llevo un día de esos con lío y no me pude ni pasar. Mira, te cedo el testigo y te animo a contar algo también en tu blog, estuvieron muy bien los artículos que publicaste sobre cómo llevabas a cabo tu trabajo habitual.

    Estamos parecidos en cuanto al final, soy del 71 y con los años hay registros que vas cambiando y otros que (también para mal) no quieres / puedes, pero es algo normal.

    Sobre el otro post, sí, lo sacaré pero ya sabes que la regularidad no es lo mío con tanto tema pendiente, al final andas priorizando como mejor puedes pero lo publicaré sí. No será nada del otro mundo sino de esas cosas normales que ves en el día a día.

    Un fuerte abrazo !

  16. Carlos Longarela says:

    Me apunto la tarea de un post, pero con el lío que tengo últimamente, a ver para cuando puede ser, que mi hija también quiere parte de mi tiempo ;D

    Estamos ahí ahí en la quinta, buena década ;)

  17. RaiSe says:

    Buenas.

    Este es el mejor post sobre emprendedores que he leído en mucho tiempo. Ya lo había leido hace unos meses y lo he vuelto a releer hoy. Actualmente estoy montando una pequeña oficina con un amigo y estoy pensando en imprimirlo y pegarlo en la pared para que no se nos vaya la olla xD (algo muy frecuente en el mundo de la “empresa”).

    Yo creo que el problema principal de los emprendedores “tecnológicos” en España es que, aparte de saber usar un iPhone/iPad/Android, de tecnológicos tienen bastante poco. Hace tiempo leí una entrevista a alguien de Google España (http://goo.gl/9fWto) en la que decía que mientras en EEUU la mayoría de emprendedores son técnicos, en España solían ser comerciales, abogados o directamente sin conocimientos de nada aparte de habilidades sociales. En España hay demasiados vendedores de humo, gente que hoy vende zapatos y mañana chorizos. Demasiado consultor, coach, y toda esa sarta de palabras que en la mayoría de casos viene a decir lo mismo: “no sé hacer nada, pero tengo una habilidad innata para hacer que parezca justo lo contrario”.

    No digamos ya nada de los expertos en social media, o de los miles de CEO, CTO y toda una sarta de siglas que pululan por redes como LinkedIn.

    Un saludo!.

  18. dabo says:

    Hola RaiSe ;)

    Bueno, lo primero agradecerte los ánimos por el enfoque que le quise dar (alguno quizás se ha podido sentir “retratado” pero lamentablemente las cosas muchas veces son así;).

    Y sí, aquí la gente se llena la boca de palabras y acrónimos muy “cools” y luego sólo se trata de currar, como toda la vida y en todos los ámbitos. Cierto es que aquí no se nos ayuda mucho con eso de buscarte la vida por ti mismo (conocido como “emprender” por la gran mayoría) pero vaya, ahí estamos peleando y sólo puedo desearte toda la suerte del mundo en el duro y también bonito camino que tienes por delante.

    Eso sí, mucha responsabilidad eso de ponerlo en la pared ;D Un abrazo y ánimo !!!